Sin duda, hablar de modernización no es solo referirse a los avances tecnológicos, sino también al comercio electrónico (e-commerce) y el conjunto de plataformas digitales que han generado que la compra y venta de un producto o servicio se hagan de una manera más fácil.

Hace años era difícil de imaginar que el servicio de taxi por aplicativo terminaría siendo una manera cómoda de transportarse; sistema por el cual, la información de la ruta y la boleta llega automáticamente a través del correo electrónico. De igual manera, las aplicaciones de delivery es otro de los más utilizados por el público, un método que ayuda ahorrar saldo y tiempo para pedir comida.

Un estudio de Internet World Stats arrojó que en el Perú, el 52% (16 millones) son usuarios de internet, lo que nos ubica en el 5to país de la región por debajo de Argentina, Colombia, Venezuela y Chile.

Además, según la encuestadora Datum, arrojó que el uso frecuente de internet subió 43% gracias al uso de diferentes dispositivos (pc, laptopstablets y smartphone siendo este último medio el más frecuente).

No obstante, Miguel Arce, gerente comercial de Pago Peruanos Digitales, indica que en nuestro país, aún existen varias dificultades que genera un retraso en el comercio electrónico como la realidad de que solo el 29% de peruanos tienen una cuenta en alguna entidad financiera por falta de confianza.

Los bancos siguen con el reto de enseñar a sus consumidores que las operaciones, depósitos y transferencias se pueden hacer desde un teléfono celular o una cabina de internet. Mientras haya barreras, las colas, las visitas y los pagos tradicionales seguirán siendo frecuente.

Sin embargo, la tecnología se convierte en una herramienta que puede brindar la oportunidad de desarrollar otro tipo de mecanismos que den seguridad al usuario y permitan tener más tiempo al momento de hacer transferencias o transacciones.

Tal es el caso de BIM, una billetera electrónica utilizada fácilmente con la asociación del DNI y cualquier tipo de dispositivos móviles (no necesariamente un smartphone) lo que permite hacer recargas virtuales y algunas transacciones sin necesidad de internet ni de saldo.

Por otro lado, Wayo Saravia, director creativo digital de la agencia Barrio, comenta que el comercio electrónico puede ser un mecanismo de ahorro para las pequeñas y grandes empresas ya que la inversión se genera únicamente en la nube digital.

Quizás aún hay muchas dudas sobre apostar por el comercio electrónico en el Perú, pero lo que es cierto es que la tecnología está avanzando rápido y sin darnos cuenta, el público está accediendo a ella de poco a poco.

Charles Darwin decía que no es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente, sino la mejor que se adapta a los cambios. Lo mismo sucede con las marcas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *