El product placement es la estrategia que se encarga de dar exposición a las marcas para que comuniquen sus productos en las producciones audiovisuales. Sin embargo, en una sociedad donde el consumidor vive rodeado de publicidad y pasa su día escapando de ella, ¿es recomendable usar product placement en una estrategia de marketing?

Hace pocas semanas se estrenó Blade Runner, protagonizada por Ryan Gosling y basada en la novela de Philip K. Dick. En dicha película, es difícil que marcas como Peugeot y Coca Cola – la más popular en las cintas cinematográficas– pasen desapercibidas.

En el Perú, el product placement ha sido una estrategia muy utilizada en las películas de Tondero Producciones. En Lusers, hubo marcas que tuvieron demasiadas exposiciones, inclusive hasta las escenas absurdas e irreales. (En una de las escenas, se muestra al líder de una comunidad nativa manejando un Huawei P8)

Sucedía con las series como Al Fondo Hay Sitio, la popular serie que fue líder en rating por muchos años, se mostraban excesivamente los productos que auspiciaban el programa en la bodega del personaje de Gustavo Bueno.

Existen estrategias que son utilizadas en las redes sociales y que van de la mano con el product placement. Se puede producir un contenido creativo relacionándolo con nuestras series y películas favoritas para reforzar la conectividad entre el consumidor y las marcas.

En publicidad todo juega, siempre y cuando la estrategia de product placement no termine saturando o aburriendo las buenas historias. ¿Se imaginan cómo reaccionaría Alfred Hitchcock si viera su clásica escena de la ducha en Psycho con Jane Leigh para comercial de marca de Shampoo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *